Educación, Música

Libertad de elección

Quizá la libertad empieza la primera vez que nos damos cuenta de que podemos decidir un curso de acción determinado por encima de otro subconsciente que hacemos como parte de nuestras actividades de la vida. En este momento empezamos a desarrollar nuestra capacidad de inhibir el accionar automático e impulsivo que tenemos ante los estímulos de la vida cotidiana.

Esta habilidad desarrolla nuestra experiencia de elección y nace en el momento en el que entendemos que no estamos obligados a “hacer lo que se siente bien” o lo que “imaginamos que tenemos que hacer” cuando tomamos decisiones que nos llevan por la vida.

Recordemos que:

  • Los hábitos son principalmente subconscientes

  • Los hábitos se sienten bien y nos dan seguridad

  • Nuestras sensaciones no son confiables (debido a que están relacionadas con nuestros hábitos)

  • La libertad involucra una parte muy importante relacionada con la elección consciente de nuestras acciones

Hábito o habilidad:

El vínculo que existe entre lo que llamamos “hábitos” y lo que llamamos “habilidades” es muy estrecho. Cuando estamos aprendiendo una habilidad nueva, por ejemplo, tocar un instrumento musical, desarrollamos patrones de comportamiento que son aparentemente “los correctos”, ¡haciéndolos logramos tocar! También es probable que nuestro profesor nos esté motivando diciéndonos que lo estamos haciendo bien para que continuemos por ese camino. Entonces, el elemento consciente de la habilidad se vuelve nuestra “segunda naturaleza”, cada vez pensamos menos a cerca de todos los nuevos elementos que van apareciendo y… ¡listo! Tenemos toda una nueva colección de hábitos que podemos describir como nuestra “nueva habilidad”.

Ahora… en un mundo ideal, cuando estamos aprendiendo música, seleccionamos solamente los movimientos y capacidades necesarias que nos llevan a desarrollar nuestra actividad de manera eficiente y a comunicar nuestro mensaje de manera clara y “hermosa”, elegimos cada sonido de manera brillante y todo es perfecto. La mayor parte del tiempo, sin embargo, tenemos algunos hábitos bastante perjudiciales que interfieren con lo que queremos hacer.

Los músicos pasamos muchas horas todos los días practicando para mejorar en nuestras habilidades adquiridas, sin esa práctica sentimos que no podríamos seguir mejorando. Nuestra actitud ante el deseo de mejorar una habilidad que “ya está aprendida” podría ser visto como parte de nuestro “carácter”. ¿Esto quiere decir que nuestro carácter es una colección de patrones de conducta que hemos desarrollado en el pasado y que tienden a repetirse automáticamente en circunstancias similares? Si la respuesta es “sí”, estamos de vuelta en el hábito.

Si no estamos constantemente revisando cómo hacemos lo que estamos haciendo mientras lo estamos haciendo, no seguiremos refinando dichas habilidades. Los músicos desarrollamos habilidades muy específicas que pueden seguirse perfeccionando de manera infinita, nunca terminamos de aprender. Podemos desarrollar de manera consciente el uso que hacemos de nosotros mismos y así, expandir nuestro campo de atención, nuestra interacción con los colegas y nuestra comunicación con el público.

Hábitos necesarios

Parece ser que desarrollar hábitos es una parte vital del desarrollo humano. Necesitamos miles de respuestas automáticas para enfrentar los estímulos de nuestras vidas cotidianas.

El riesgo empieza cuando solamente tenemos la capacidad de responder de manera automática ante dichos estímulos, nos volvemos predecibles y desarrollamos un carácter estereotipado, nos encerramos en ideas que no nos permiten escuchar de manera libre nuestras necesidades y las de los que nos rodean, cualquier situación que nos saque de nuestra zona de comodidad se vuelve inadmisible y rechazamos a todo aquel que piensa y actúa distinto a nosotros.

F.M. Alexander observó que no era sólo su coordinación la que estaba “atorada en el hábito”, también su actitud ante la vida lo estaba. Su perseverancia e ingenio lo llevaron a desarrollar el concepto de “unidad psicofísica”, una idea muy revolucionara para su época.

Algunas preguntas que me hago constantemente:

  • ¿Tengo el hábito de repetir ciertas cosas cuando las practico? Si las repito, ¿considero realmente lo que estoy haciendo distinto durante la repetición?

  • ¿Tengo el hábito de hablarme a mi mismo de cosas distintas a la actividad que estoy realizando?

  • ¿Tengo el hábito de apresurarme a realizar mis actividades sin observar cómo me estoy preparando para hacerlas? ¿Empiezo a darme cuenta de las tensiones que estoy haciendo una vez que empecé a realizar mis actividades?

  • ¿Es mi hábito tomar más en cuenta mis planes a largo plazo que mis planes a corto plazo?

  • ¿Es mi hábito tomar más en cuenta mis planes a corto plazo que mis planes a largo plazo?

  • ¿Es mi hábito una obsesión con el resultado y dejo de lado la observación del proceso mediante el cual estoy logrando obtenerlo?

  • ¿Es mi hábito sentirme competitivo?

  • ¿Es mi hábito creer que los demás son los que tienen que cambiar porque yo hago las cosas bien?

  • ¿Tengo el hábito de notar los hábitos de los demás?

  • ¿Es mi hábito observar las cosas negativas de lo que hago en lugar de las cosas positivas?

  • ¿Es mi hábito observar las cosas positivas de lo que hago en lugar de las cosas negativas?

  • ¿Es mi hábito el de creer que fallar en algo es un fracaso y no un camino al aprendizaje?

  • ¿Es mi hábito pensar en todo lo que tengo que hacer durante el día mientras no lo estoy haciendo… y cuando llego a hacerlo no presto atención en cómo lo estoy haciendo?

  • ¿Es mi hábito disfrutar cuando estoy estudiando?

Para mi, la actividad de observar constantemente mis hábitos me abre una puerta a la posibilidad de la elección consciente de reacciones más sanas y cercanas a mis posibilidades reales, tomando en cuenta mi organización y salud en el momento en el que voy a realizar mis actividades (como estudiar flauta), esto no garantiza (obviamente) el “éxito” en todo lo que hago, pero, en mi experiencia, suaviza y vuelve más libre, eficiente y satisfactorio el proceso de aprendizaje de cualquier cosa.

Para más información sobre las clases y talleres, da click en el siguiente link:

Clases y contacto