Educación, Técnica Alexander

Aprendizaje profundo

El acercamiento al aprendizaje que tiene la Técnica Alexander es psicofísico. ¿Somos conscientes de lo que está pasando en nuestro cuerpo mientras estamos estudiando, o solo nos preocupamos de la parte “mental” de ese proceso? ¿Somos conscientes de nuestra vista y nuestra respiración? ¿De nuestro equilibrio?

El asunto es que somos perfectamente capaces de estudiar más o menos de manera subconsciente, metidos profundamente en nuestros hábitos. La poca conciencia que tenemos de lo que pasa en nuestro organismo mientras estudiamos, disminuye mucho la calidad de nuestro aprendizaje.

Es muy fácil sentirse muy comprometido y apasionado con nuestras actividades de estudio, tan comprometido que podemos ignorar por completo cientos de mensajes relacionados con nuestro equilibrio, comodidad y coordinación. Esto nos deja a merced de nuestros hábitos.

Si estamos por ejemplo leyendo un libro o estudiando en la computadora o tocando un instrumento musical o cantando y, durante este proceso, ignoramos cualquier incomodidad o dolor, por muy pequeño que sea, no nos estamos haciendo un favor. De hecho, aprenderemos mejor si estudiamos escuchando las respuestas de nuestro organismo que vienen de realizar la actividad que estamos haciendo.

Llevando cabeza al celular
Cuatro personas llevando su cabeza hacia delante y fuera de equilibrio con la finalidad de leer el celular

Un ejemplo muy común de esto es estudiar llevando la cabeza hacia algo que estamos utilizando, ya sea un libro, una computador, una tableta, un lienzo para pintar o dibujar, un cuaderno o nuestras partituras en un atril. La cabeza humana de un adulto pesa entre 8 y 10 kilos (esto es más de lo que pesa un galón de agua, que pesa 5 ó 6). Imaginemos que tenemos un peso de 8 kilos y tenemos que equilibrarlo en una superficie de algunos centímetros, al acercar la cabeza a cualquiera de esas cosas que mencioné anteriormente, los músculos del cuello y de la espalda se vuelven los responsables de soportar esos 8 kilos durante todo nuestro estudio y eso desorganiza absolutamente todo el resto del cuerpo, en un ratito, las piernas, pies, brazos y manos empiezan a hacer esfuerzo también sin que nos demos cuenta. Cuando lo pensamos así, suena bastante ilógico hacer tanto esfuerzo para leer un libro, el celular, una computadora o escribir en un cuaderno ¿no? Observa en este momento que lees … ¿estás llevando tu cabeza hacia la pantalla? Si la respuesta es sí, es muy probable que lo hagas muchas más veces de las que crees y no te estés dando cuenta.

Cuánto pesa la cabeza
Aquí una imagen que especifica cuánta presión ejerce el peso de la cabeza según la inclinación del cuello, el peso está en libras (lbs) y cada libra representa medio kilo.
Alexander leyendo
F. M. Alexander leyendo un diario

Una actividad postural confortable y bien organizada hará que el aprendizaje de todo sea mejor. Nos beneficiamos mucho de la retroalimentación que nos brindan nuestros sentidos mientras estamos estudiando y entre más “despiertos” estemos, mejor retroalimentación vamos a tener.

¿Cómo hacer para tener una actividad postural bien organizada? La Técnica Alexander es una excelente opción para empezar.

 

 

Para más información sobre las clases y talleres, da click en el siguiente link:

Clases y contacto