Técnica Alexander

Adelante y arriba

Todos queremos hacer las cosas bien pero pocas veces nos detenemos a pensar si eso que creemos que está bien es lo correcto.

F. M. Alexander notó que tendía a vivir su vida en relación con las experiencias previas que había tenido. Si aprendimos que lograr una postura “relajada” tiene que ver con algún tipo de colapso en alguna parte del cuerpo, ese colapso se convertirá en nuestra referencia de “relajación”. Y así, cada vez que intentemos “soltar” algo, vamos a colapsarnos en el intento.

La Técnica Alexander plantea una manera de ver la postura que incluye la libertad de movimiento, el balance y el alargamiento de la estatura. También podríamos incluir nuestro estado emocional como parte de nuestra “postura”. La actividad de balance que propone la Técnica se trabaja de manera indirecta y se logra como resultado de la aplicación de los principios que Alexander propuso y que se han seguido desarrollando por los profesores que seguimos investigando con el trabajo que él empezó.

La idea de “lograr que la cabeza esté en la posición correcta” es un malentendido muy común y un ejemplo de lo que Alexander llamó “persecución de fines”. Lo que en realidad buscamos es el reflejo que se deriva del balance de la cabeza sobre la columna.

Adelante y arriba

La cabeza de los humanos está diseñada para soltar hacia delante y hacia arriba, en relación con la columna. Cuando el sistema reflejo de los músculos está trabajando libremente, ese “adelante y arriba” ocurre solo.

Alineación1
Ambos dibujos ejemplifican la tendencia de hacer el cuello hacia delante y la cabeza hacia atrás y abajo

A pesar de esto, el patrón de uso más común que se puede observar en la gente es el de empujar la cabeza hacia abajo y adelante desde el cuello y tirarla hacia atrás y hacia abajo en relación con la columna, con la finalidad de llevar la cara a un plano perpendicular en relación al torso.

Esto pasa cuando, por ejemplo, llevamos nuestra cabeza hacia un instrumento (computadora, celular, flauta, trompeta, clarinete, un mocrófono, cepillo de dientes, vaso, cuchara, tenedor, etc..) en lugar de traer el instrumento hacia nuestra cabeza.

Para restablecer ese “adelante y arriba”, empezamos por notar el pensamiento que tenemos asociado a la acción que estamos por hacer y que no está permitiendo que soltemos la cabeza. Tenemos músculos encargados de balancear la cabeza sobre la columna con la tensión necesaria, se llaman músculos sub-occipitales.

Después de notar la tensión, pasamos a dejar de intentar controlar dichos músculos y permitir que se suelten, a esta actividad le llamaremos “inhibición”.

El siguiente paso es algo a lo que le llamaremos “dirección”. Una vez que logramos inhibir la idea que tenemos de cómo se tiene que hacer la acción que vamos a realizar, podemos empezar a “dirigir” el movimiento que vamos a hacer. Esta dirección empieza por permitir que la cabeza vaya hacia delante y hacia arriba, para permitir así que la columna se alargue y nuestro torso se ensanche.

La investigación personal sobre la dirección y la inhibición es infinita y cada uno de nosotros la vivimos de distinta forma, por lo que es imposible explicarla en palabras. Es por eso que las clases de Técnica Alexander se dan con las manos. Las manos del profesor sirven como referencia de esa dirección y ayudan al alumno a entender “hacia dónde” va a soltar, una vez que los alumnos tienen experiencia con las direcciones, la investigación de cada profesor puede ir hacia distintos lugares e incluso puede prescindir del uso del tacto para estimular distintas cosas, hay tantas investigaciones como profesores.

El uso del descanso constructivo

El descanso constructivo resulta muy útil para tener una idea de cómo “se siente” soltar la cabeza y permitir que vaya hacia delante y hacia arriba.

Desde mi punto de vista, esta actividad es el mejor lugar para observar nuestros hábitos y darnos cuenta de la cantidad de tensión (o la falta de la misma) que hacemos en nuestras actividades cotidianas.

Aquí pueden encontrar una descripción de cómo practicar el descanso constructivo y alguna información a cerca de los beneficios que tiene su práctica: El descanso constructivo.

Descanso constructivo

Para más información sobre las clases y talleres, da click en el siguiente link:

Clases y contacto