Anatomía

Huesos, articulaciones y ligamentos

En el estudio del sistema músculo-esquelético, el foco principal está puesto en los músculos y en los huesos a los que se sujetan. Los huesos también se conectan entre sí, formando articulaciones. Así que las tres estructuras principales que encontraremos en el sistema músculo-esquelético son huesos, articulaciones y músculos.

Huesos, articulaciones y ligamentos

Huesos1
Tipos de huesos

Los huesos forman la estructura del cuerpo. También sirven como palancas que son accionadas por los músculos. Tenemos huesos de distintos tamaños y formas. Los huesos más largos se encuentran en las extremidades y funcionan como palancas, ayudando al soporte y a la locomoción. Los huesos cortos ayudan con la fuerza y la compacidad. Los huesos planos tienen la función de proteger algo o de proveer superficies anchas que ayudan con la inserción de los músculos (por ejemplo: el cráneo y las escápulas).

ARTICULACION SACROILIACA
Pelvis (articulación sacroiliaca)

Las articulaciones son las áreas en las que los huesos se vinculan. Algunas articulaciones, como la articulación sacroiliaca, son poco flexibles y tienen poca capacidad de movimiento. Otras articulaciones tiene muchísima movilidad; estas articulaciones se llaman “articulaciones sinoviales” debido a que son las que contienen el líquido sinovial, encargado de lubricar las superficies articulares con la finalidad de que puedan moverse sin que se lastimen los huesos (otro nombre de las articulaciones más “movibles” es diartrosis, relacionado con la palabra “artritis”).

Existen también distintos tipos de articulaciones sinoviales, las articulaciones esféricas, las de bisagra, las rotativas, las de silla de montar, las deslizantes y las condíleas.

Articulaciones
Articulaciones sinoviales

Los huesos no chocan entre sí en donde articulan. Las superficies articulares están cubiertas por cartílago – un material suave y fibroso que permite el libre movimiento de la articulación. El cartílago está diseñado para absorber la presión, reducir la fricción y proteger al hueso. También tiende a incrementar el área articular y absorbe los fluidos que la lubrican, evitando que se dispersen. La artritis ocurre cuando el cartílago es dañado o desgastado debido a una presión constante y excesiva, lo que hace que los huesos se froten entre sí, causando daños.

Cartílago
Cartílagos articulares de la rodilla

Hay dos tipos de artritis. Cuando el cartílago se desgasta se llama “osteoartritis”. La artritis reumatoide ocurre cuando se inflaman los revestimientos sinoviales de las articulaciones, causando daño al cartílago.

El líquido que lubrica las articulaciones se llama “líquido sinovial”. Este líquido protege las superficies articulares de los huesos, que, de otra manera, sucumbirían ante la fricción que ocasionan nuestros movimientos de la vida cotidiana.

Cápsula articular
Cápsula articular del codo

Las articulaciones están (generalmente) envueltas en una estructura parecida a una manga, o capsula articular. Esta capsula mantiene juntos a los huesos y contiene el líquido sinovial; también contiene una membrana que segrega dicho líquido. El líquido sinovial se agota durante la actividad y se restaura cuando descansamosrestaura cuando descansamos.

Las articulaciones se mantienen firmes gracias a los ligamentos, que están hechos de fibras altamente resistentes. Todas las articulaciones primarias están firmemente unidas a través de ligamentos: caderas, cuello/cabeza, hombros, muñecas, tobillos, dedos, columna, etc.

LIgamentos
Ligamentos de la rodilla

Tenemos algunos ligamentos que son más elásticos que otros pero, en general, los ligamentos no suelen ser demasiado elásticos. Sin embargo, hasta los ligamentos menos elásticos pueden estirarse si los sometemos a un exceso de tensión (o estrés). Los ligamentos no tienen la capacidad de contraerse pero sí tienen un cierto número de nervios sensoriales, encargados de mandar información sensorial relacionada con el nivel de exigencia que hacemos de ellos. Los desgarres de los ligamentos resultan de una presión excesiva en las articulaciones, siendo en los de la rodilla y los tobillos los más comunes en lastimarse.

Para más información sobre las clases y talleres, da click en el siguiente link:

Clases y contacto

Bibliografía:

  1. Theodore Dimon Jr, Anatomy of the moving body
  2. Frank H. Netter, Atlas de anatomía humana (6ta edición)