Música, Técnica Alexander

No lleves la cabeza hacia tu instrumento

Inhibir el hábito de llevar la cabeza hacia nuestro instrumento es el primer paso para empezar a permitir el libre funcionamiento de nuestro Control Primario mientras tocamos. Permitir que el Control Primario sea gobernado por nuestro sistema postural reflejo, nos dará la oportunidad de disminuir la tensión innecesaria que hacemos al tocar.

Arthur Rubinstein
Arthur Rubinstein

Al inhibir el hábito de llevar la cabeza al instrumento utilizando las direcciones que propone la Técnica Alexander, estaremos invitando a la organización de la cabeza y la espalda y estimulando el uso correcto de nuestro sistema antigravitatorio.

Usar el descanso constructivo:

Practicar el descanso constructivo resulta una muy buena manera de entender cómo soltar los músculos de nuestro cuello para permitir que la cabeza pueda descansar y la espalda pueda alargarse y ensancharse.

La posición al tocar:

Lo ideal es tener una posición que no esté fija en relación con nuestro instrumento, entre más dinámica es dicha relación, mayor soltura y menos tensión muscular experimentaremos. Es una muy buena idea permitir que nuestro cuello permanezca libre para permitir la reorganización del peso de la cabeza mientras estamos tocando, esto ayudará a tener un mejor equilibrio, reducir la tensión muscular de todo el cuerpo, mejorar la atención en lo que estamos haciendo y a liberar nuestros pensamientos de cosas que no son productivas para nuestro trabajo.

Muchas veces ocurre que, al dejar de contraernos hacia nuestro instrumento, empezamos a sentir una gran inseguridad, esto se debe a que todos desarrollamos nuestros hábitos precisamente para sentir seguridad. Resulta obvio que si cambiamos algo que hacemos igual todos los días, las sensaciones que nos vendrán al realizar dicha actividad se van a sentir distintas e incluso “incorrectas”.

Menuhin
Yehudi Menuhin

Al soltar el cuello y empezar a tocar desde un lugar “mejor organizado” es muy común que sintamos una gran separación con nuestro instrumento; sin embargo, este podría ser el principio del camino que nos lleve a obtener resultados más sanos durante nuestra práctica cotidiana. Este trabajo nos ayuda a entender la naturaleza del cambio. Mientras cambiamos, nos sentimos distintos por un tiempo hasta que nos vamos acostumbrando a los nuevos patrones de uso.

Es por esto que resulta muy útil grabarse en video mientras estudiamos, con la finalidad de observar las diferencias y dejar de confiar demasiado en lo que sentimos, ya que nuestras sensaciones están, generalmente, gobernadas por nuestros hábitos aprendidos.

*En este artículo pueden encontrar información a cerca de cómo pueden ayudar las clases de Técnica Alexander en la práctica musical: La Técnica Alexander en el estudio de la música

Para más información sobre las clases y talleres, da click en el siguiente link:

Clases y contacto